Ahu Akivi, los siete exploradores

Ahu Akivi los siete exploradores

Ahu Akivi es un yacimiento arqueológico de características únicas, debido a su singular ubicación, su estudiada orientación astronómica y al trabajo de restauración realizado en él que supuso un hito en la historia reciente de Isla de Pascua.




La plataforma interior más importante

Vista de la rampa y la plataforma de Ahu Akivi en Isla de Pascua

Vista de la rampa y la plataforma de Ahu Akivi

Ahu Akivi está situado en el flanco suroeste del volcán Maunga Terevaka, el punto más alto de toda la isla, a 2,6 Km tierra adentro de la costa oeste central, donde se encuentra Ana Kakenga, la cueva de las dos ventanas.  Esta ubicación, ya es significativa, puesto que la mayoría de las plataformas ceremoniales están en el borde costero de la isla.

De los pocos ahu levantados en el interior de la isla (unos treinta), Ahu Akivi es la plataforma más importante y elaborada de todos ellos. Según las excavaciones y estudios realizados, se piensa que la primera fase de construcción del ahu se inició hacia finales del siglo XV. Primero se levantó una plataforma rectangular  sobre una superficie nivelada, de la que partía una rampa de 25 metros hacia la plaza central. En la parte posterior se ubicó un crematorio utilizado en las ceremonias de incineración.

Durante la segunda fase que se desarrolló a finales del  siglo XVI,  se realizaron mejoras y modificaciones, se incorporó un segundo crematorio y se erigieron siete moai sobre la plataforma central.

Ahu Akivi está situado en un territorio asociado al poderoso clan Miru, una de las tribus de más alto rango. Se piensa que los moai fueron colocados unos 150 años antes del primer contacto con los visitantes europeos, lo que sugiere que en esa época, considerada una fecha tardía, todavía reinaba la estabilidad política y la abundancia económica necesarias para llevar a cabo una construcción de este calibre.




Las estatuas que miran al mar

En el Ahu Akivi las estatuas miran al mar

En el Ahu Akivi las estatuas miran al mar

Las siete estatuas fueron transportadas desde la cantera del volcán Rano Raraku situado a 15 km de distancia, a través de un terreno irregular y utilizando un método aún desconocido . Estas imponentes figuras representan la forma arquetípica de un moai y tienen casi la altura y el peso promedio (4,5 metros y 5 toneladas) de las estatuas encontradas en las plataformas.

Lee más sobre los moai, las gigantescas estatuas

Las estatuas presentan una cuidada uniformidad entre ellas, algo que no ocurre en Tahai o en Tongariki, lo que otorga al conjunto una sensación de armonía y equilibrio.

Se dice que los moai de Ahu Akivi son las únicas estatuas que miran al mar de toda la isla, ya que el resto da la espalda al océano. Y aunque, si se mira con perspectiva es cierto, la verdad es que están orientadas como el resto de las plataformas, es decir, sus rostros miran hacia la explanada que se extiende ante ellos, donde antiguamente existía una aldea cercana, de la que se han encontrado restos. Por tanto, las imágenes de Akivi estaban colocadas, como las demás, para velar y proteger a los habitantes del poblado mediante el influjo de su mana o poder místico.



Un preciso observatorio astronómico

Al igual que otras plataformas de la isla, entre ellas el moai solitario del Ahu Huri a Urenga, el Ahu Akivi fue construido siguiendo una precisa orientación astronómica. De esta manera controlaban el cambio de las estaciones y los momentos más adecuados para las tareas agrícolas.

En Akivi el eje de la plataforma fue orientado de norte a sur, consiguiendo que los rostros de los moai miren exactamente hacia el punto donde el sol se pone durante el equinoccio de la primavera austral (21 de Septiembre) y sus espaldas enfrentan al sol del amanecer durante el equinoccio de otoño (21 de Marzo).

La leyenda de los siete exploradores

Vista de los siete moai de Ahu Akivi al atardecer

Vista de los siete moai al atardecer

En la literatura reciente sobre Akivi, se relaciona este lugar y en concreto a las siete estatuas de la plataforma con los siete jóvenes que fueron enviados a explorar la isla antes de su primera colonización por el rey Hotu Matu’a.

La leyenda cuenta que Hau Maka, el sacerdote de Hotu Matu’a tuvo un sueño en el cual su alma voló a través del océano cuando avistó la isla. A continuación, envió a siete exploradores navegando por el mar para localizar la isla, estudiar sus condiciones y la mejor zona para desembarcar.  

Lee más sobre la leyenda de los siete exploradores

Aunque la idea de que el recuerdo de la leyenda se haya plasmado en piedra es atractiva, parece que no puede ser cierta. Los moai pertenecen a un período escultórico bastante tardío, posterior al año 1440 d.C y los historiadores barajan la hipótesis de que los primeros pobladores llegaron a la isla hacia el siglo V, de modo que descartan una posible relación entre ambos hechos.

La restauración que impulsó a Rapa Nui

Ahu Akivi fue el primer ahu que se restauró después de que un pequeño grupo de isleños, a petición de Thor Heyerdahl, levantaran la estatua del Ahu Ature Huki en la playa de Anakena en 1956. Formando parte de la expedición noruega estaba el antropólogo norteamericano William Mulloy, quien a partir de entonces dedicaría gran parte de su vida a estudiar los misterios de la Isla de Pascua.

El trabajo de reconstrucción  en Ahu Akivi comenzó en marzo de 1960 y continuó hasta octubre de ese año. William Mulloy y su colega chileno Gonzalo Figueroa trabajaron con un equipo arqueológico de 25 pascuenses en varias fases de excavación y reconstrucción. Esta fue la primera excavación arqueológica seria y la primera restauración completa de un sitio ceremonial en Rapa Nui.

Los trabajos se hicieron sin apenas medios materiales, tan solo utilizaron postes de madera, piedras y un par de bueyes. Pero con constancia, ingenio y esfuerzo lograron su objetivo. Para levantar y colocar el primer moai utilizaron una rampa de piedras y dos grandes palancas de madera. Esta operación les llevó un mes. Sin embargo, después de perfeccionar la técnica y con la experiencia adquirida,  tardaron menos de una semana en levantar la séptima estatua.



Cuando se terminaron los trabajos, el propio padre Sebastian Englert dio la bendición en una ceremonia de inauguración muy emotiva. Era la primera vez en 150 años, en que los isleños observaban de nuevo a varios moai en pie sobre un ahu.

La restauración de Ahu Akivi es considerada un punto de inflexión en Rapa Nui. A partir de ese momento, comenzaron otros trabajos de restauración de más plataformas. Al Ahu Akivi le siguieron los ahu de Hanga Kio’e, Tahai, Anakena y Tongariki. Las antiguas plataformas recobraron su antiguo esplendor y la pequeña y remota Isla de Pascua atrajo la atención de otros investigadores y viajeros. Y lo que es más importante, desencadenó un auténtico renacimiento cultural, un desarrollo económico y un renovado sentimiento de orgullo de ser rapanui.

Consejos para visitar Ahu Akivi

Vista trasera de la plataforma Ahu Akivi en Isla de Pascua

Vista trasera de la plataforma

La visita del Ahu Akivi se puede hacer contratando alguno de las excursiones que ofrecen la mayoría de las agencias de turismo de la isla. Este sitio arqueológico suele estar incluido en alguno de los tours de medio día, que cuentan con guía y transporte, donde se visitan además otros lugares de interés.

Lee más sobre Excursiones y tours en Isla de Pascua

La otra opción es hacerlo por cuenta propia, pero para ello habrá que llegar en vehículo, ya que se encuentra bastante alejado de Hanga Roa como para ir caminando.

En cualquiera de los casos, es necesario comprar con antelación la entrada al Parque Nacional Rapa Nui para poder ingresar al recinto. La entrada tiene una validez de 10 días para recorrer los diferentes sitios arqueológicos, los cuales se pueden visitar varias veces, a excepción de Orongo y la cantera del volcán Rano Raraku que solo puede realizarse una única vez.

Más información sobre el Parque Nacional Rapa Nui

Aunque en Ahu Akivi no existe una taquilla donde se deba presentar el ticket, este puede ser requerido en cualquier momento por los guardaparques, por lo que es conveniente tenerlo a mano.

Tampoco existe un control de acceso ni un horario de apertura y cierre  debido a que el área que se visita está en medio de campos agrícolas y hasta ahora no existen barreras o vallas. De modo que los locales y visitantes pueden transitar libremente siempre que se respeten las normas del Parque Nacional. Otro dato a tener en cuenta es que en el Ahu Akivi no existen servicios higiénicos ni de alimentación para uso de los visitantes.

El mejor momento para visitarlo y hacer fotografías es al atardecer, que es cuando el sol poniente ilumina de frente a las siete estatuas y realza sus rasgos.

Mapa de ubicación






Lugares cercanos

Te puede interesar…


Menu
×
Simple Share Buttons