Rano Raraku, cantera de los moai

Rano-Raraku Isla de Pascua

El volcán Rano Raraku, es uno de los principales hitos de la visita a la Isla de Pascua, y quizá el más sorprendente, por lo que vale la pena dedicarle tiempo y recorrerlo con calma.




Ubicado en la parte sureste de la isla, muy cerca de la costa, es más conocido como “la cantera” ya que fue aquí donde se esculpían los moais que luego eran conducidos a los ahus distribuidos por toda la isla. La cantera está formada de toba, es decir, ceniza volcánica endurecida y por lo tanto más blanda y fácil de tallar, aunque también más frágil que el basalto, material que se usó fundamentalmente como herramienta para esculpir.

El nombre antiguo de este sitio era Maunga Eo, que significa “cerro perfumado”, ya que habría existido una planta muy aromática cuyo olor impregnaba toda la zona.

Vista de la cantera del volcán Rano Raraku isla de pascua

Vista de la cantera del volcán Rano Raraku

La sensación que se tiene al recorrer este enorme yacimiento arqueológico es impactante. Hay 397 moais en diferentes fases de elaboración y pareciera como si los escultores hubieran abandonado el trabajo abruptamente y pudieran volver de un momento a otro.



A la entrada del sitio, el camino se bifurca en dos. El de la izquierda conduce al cráter del volcán y el de la derecha a la cantera. Al poco de tomar el camino de la derecha se empiezan a ver varios moais semienterrados. Con el paso del tiempo, una vez que la cantera fue abandonada, la tierra que se había subido para formar las rampas que facilitaban poner en pie los moais, así como los restos del tallado, terminaron por sepultar las esculturas que estaban inconclusas o esperando ser trasladadas. Irónicamente, esta fue la mejor forma de proteger a estos gigantes de piedra, que bajo tierra aún conservan todos los detalles con que fueron hechos y el color original de la toba que es más amarilla de lo que puede verse en los moais que están expuestos a las inclemencias del clima.

Trabajos de excavación en Rano Raraku dónde se observa el cuerpo enterrado de los moais Isla de Pascua

Trabajos de excavación en Rano Raraku dónde se observa el cuerpo enterrado de los moais

El primer moai que se encuentra al iniciar el recorrido, da una idea de la magnitud de las obras realizadas aquí por los Rapa Nui. Aunque la mayoría de los moai estén semienterrados, podemos imaginarnos sus magníficas proporciones si tomamos en cuenta que el tamaño de la cabeza equivale aproximadamente a un tercio del tamaño total de la escultura. Algunos sobrepasaban los 13 metros.

Caballos pastando cerca del primer moai en el sendero de Rano Raraku Isla de Pascua

Caballos pastando cerca del primer moai en el sendero de Rano Raraku

Un poco más adelante, siguiendo el sendero, hay dos moais que se han constituido, posiblemente, en la imagen característica de la Isla de Pascua, ya que aparecen en muchos libros, promociones turísticas e incluso en portadas de guías de viaje.

La imagen más difundida de los moais de Rano Raraku isla de Pascua

La imagen más difundida de los moais de Rano Raraku

El de la derecha tiene los rasgos bien definidos y la espalda lisa por lo que se asume que estaba terminado y listo para ser transportado hasta su ubicación definitiva. El de la izquierda, por el contrario, tiene detalles sin terminar. Fue este último el que eligió Thor Heyerdahl en 1955 para cavar y demostrar que las esculturas de la cantera eran moais enteros semienterrados y no sólo cabezas.

Siguiendo el recorrido, hay un sendero que sube un poco hacia la derecha. Es un fantástico mirador desde el que se puede ver la costa, la península de Poike y Ahu Tongariki.

Si se sigue el camino que sube a la izquierda, se ingresa en la cantera propiamente dicha, fue allí en la parte superior del volcán donde fueron tallados todos los moai. Las estatuas se tallaban siempre boca arriba para poder hacer los detalles de la cara, torso y brazos en el mismo lugar, de hecho la nariz servía como guía para mantener el centro y las proporciones. Una vez terminada esta fase, la escultura se desprendía poco a poco de la roca madre y era bajada por unas rampas de tierra hasta unas fosas donde se las ponía de pie para terminar el proceso de pulido y tallado de la espalda.

El moai más grande jamás esculpido en la cantera de Rano Raraku Isla de Pascua

El moai más grande jamás esculpido en la cantera de Rano Raraku

En la parte más alta del recorrido se encuentra, sin terminar, el moai más grande que se haya hecho en la isla. Sus dimensiones son casi increíbles. Alcanza los 21 metros de largo, sólo su cabeza mide 7 metros y se estima que podría pesar más de 200 toneladas. El tamaño de esta escultura muestra la obsesión que tuvieron los Rapa Nui por levantar moais más y más grandes cada vez, lo que a la larga terminó por agotar sus recursos (como la madera y la soga) y degeneró en una grave crisis social. La tradición oral afirma que este enorme gigante estaba destinado a Ahu Tahira, en la zona de Vinapu.

Moais acostados en proceso de labrado en la cantera de Rano Raraku Isla de Pascua

Moais acostados en proceso de labrado en la cantera de Rano Raraku

Un poco más adelante, hay otros dos moais acostados en la roca, uno al lado del otro y todavía en proceso de labrado. El de adelante parece tener los detalles más completos y estar unido a la roca sólo por la espalda, mientras que el de atrás está en una fase anterior del proceso y tiene inconcluso todo el lado izquierdo. Si se mira con atención es posible identificar un tercer moai arriba a la derecha y otro a la izquierda.

Moai Tukuturi o moai arrodillado de Rano Raraku Isla de Pascua

Moai Tukuturi o moai arrodillado de Rano Raraku

Siguiendo el camino de bajada, en el punto más alejado de la cantera, se encuentra el moai más sorprendente de todos, conocido con el nombre de Tukuturi o “moai arrodillado”. Este moai es completamente distinto de cualquier otro que se encuentre en la isla, es mucho más pequeño, tiene las piernas perfectamente definidas, está de rodillas y con las manos descansando sobre ellas. Sus rasgos faciales son redondeados, mucho más humanos si se le compara con la tradicional forma cuadrada de las cabezas de los otros moais, y si se le mira de costado, incluso podría decirse que tiene una pequeña barba.

Fue desenterrado por Thor Heyerdahl en 1955 y su descubrimiento fue una sorpresa incluso para los propios Rapa Nui que no habían oído hablar de él. Aunque algunos investigadores sostienen que puede pertenecer a una época tardía, la idea más aceptada es que fue una de las primeras esculturas que se hizo y no se transportó ya sea porque estuviera dañada o simplemente porque nunca estuvo pensada para ser erguida en una plataforma. Algunos incluso especulan que es la representación de algún famoso maestro escultor, puesta en el límite de la cantera para supervisar los trabajos de sus sucesores.

Barco europeo inscrito en el torso de un moai en Rano Raraku Isla de Pascua

Barco europeo inscrito en el torso de un moai en Rano Raraku

En el camino de regreso, hay un moai en cuyo torso ha sido dibujado un barco de tres mástiles y velas cuadradas, lo que corresponde al diseño de un navío europeo. Seguramente la llegada de los primeros europeos a la Isla de Pascua en el siglo XVIII, impactó tanto a sus habitantes que alguno decidió usar este moai abandonado para dejar testimonio de lo que había visto.

A la izquierda, pequeño moai esculpido sobre la cabeza de otro Rano-Raraku Isla de Pascua

A la izquierda, pequeño moai esculpido sobre la cabeza de otro

En el camino del centro, de los tres que bajan por la ladera, hay un moai bastante interesante. Normalmente cuando un moai se caía o se rompía, era abandonado en el mismo lugar porque se consideraba que había perdido su mana. Al parecer, este moai se rajó por la mitad cuando lo estaban bajando y alguien esculpió después un moai entero en lo que era la cabeza, por lo que puede verse un moai pequeño sobre los hombros de otro moai.

Terminado el recorrido de la cantera y tomando el camino de la izquierda en la bifurcación inicial, un recorrido de aproximadamente diez minutos conduce al cráter del Rano Raraku.

Vista de la laguna del interior del cráter de Rano Raraku Isla de Pascua

Vista de la laguna del interior del cráter de Rano Raraku

Este cráter, con sus 650 metros de diámetro, tiene en su centro una laguna de agua dulce de aproximadamente entre 5 y 7 metros de profundidad. En sus laderas pueden contarse unos 70 moais semienterrados, lo que muestra que la demanda de producción de estas esculturas fue tan grande, en determinado momento, que se utilizó incluso la toba de la parte interior del volcán. Transportar los moais desde esta zona era aún más difícil ya que había que bajarlos hasta la orilla del lago y sacarlos del cráter siguiendo la misma ruta que hoy sirve de sendero a los visitantes.

Durante el festival del Tapati, en febrero de cada año, este cráter es el escenario de uno de los eventos deportivos más populares de la isla, el Tau’a Rapa Nui, o triatlón de la Isla de Pascua. Los competidores atraviesan el lago, primero en una canoa de juncos, para luego correr una vuelta y media alrededor de éste cargando dos racimos de plátanos y finalmente atravesarlo nuevamente pero esta vez nadando sobre una pora (tabla de juncos).

A la entrada de Rano Raraku hay un puesto de guardaparques, donde se debe pagar la entrada al Parque Nacional o presentar el comprobante de haberlo hecho con anterioridad.

MAPA



Lugares cercanos

También te puede interesar…

Menu
×
Simple Share Buttons