Ahu Akahanga

Ahu-Akahanga-Isla de Pascua

Ahu Akahanga es una plataforma ceremonial ubicada en la costa sur de la isla. Esta plataforma de 18 metros de largo, no ha sido restaurada y permite ver el estado en que la isla fue encontrada por los primeros exploradores europeos.

El ahu de Akahanga sostuvo alguna vez alrededor de una docena de moais con tamaños entre 5 y 7 metros y es también conocido como “la plataforma del rey” ya que según se dice, aquí podría estar enterrado el primer rey de la isla, el Ariki Hotu Matu’a. Cuenta la leyenda que el rey abandonó su casa en Anakena después de una pelea con su esposa, Vaka A Heva, y terminó sus días en Akahanga, donde sus hijos lo enterraron. Hasta ahora, las excavaciones arqueológicas realizadas en la zona, no han logrado encontrar nada que pueda haber sido la tumba del rey, aunque se conoce muy poco sobre las prácticas funerarias de los antiguos Rapa Nui.

Moais abatidos Ahu-Akahanga-Isla de Pascua

Moais abatidos




Por el tamaño y diseño de los moais, se sabe que la plataforma principal de Akahanga fue ensanchándose con el tiempo, de izquierda a derecha por lo que los moais de la derecha son bastante más grandes y más nuevos que los primeros cinco de la izquierda.

Aquí, como en las otras plataformas ceremoniales de la isla, los moais fueron derribados por sus propios creadores. La teoría más aceptada es que se les derribaba con el rostro hacia adelante para que éste y sobre todo los ojos, quedaran sepultados en la tierra. Sin embargo, en el caso de Ahu Akahanga, al parecer se produjo una especie de efecto dominó por el que los moais más grandes de la derecha cayeron de espaldas, gracias a eso se puede tener una vista incomparable desde atrás de la plataforma.

Moais caídos de espaldas Ahu-Akahanga-Isla de Pascua

Moais caídos de espaldas

En el sitio de Akahanga, también se pueden distinguir los restos de varios hare paenga o “casas-bote”, con su forma característica creada por las piedras usadas como cimientos.

A la derecha de la plaza hay una pequeña cueva, cuya entrada fue hecha a mano y pudo haber ofrecido cobijo a aquellos que por su condición social no tenían acceso a las casas-bote. Es posible entrar a la cueva y comprobar que ofrece protección del frío y de los ruidos externos. Lugares cómo este abundan en la isla y en su momento fueron alternativas relativamente cómodas para dormir y guarecerse.

Cueva y moai abatido Ahu-Akahanga

Cueva y moai abatido

En el sendero que une las casas-bote con la pequeña cueva, hay varios hornos dispuestos en fila, que eran parte del sector para cocinar de esta aldea. Estos hornos, o umu, estaban formados por un rectángulo o pentágono de losas en cuyo interior se encendía el fuego. Cuando las rocas volcánicas se calentaban casi al rojo vivo, se ponía encima la comida envuelta en hojas de plátano o de taro para evitar que se quemara, y se cubría con tierra. La comida se colocaba en diferentes capas, según el grado de cocción requerido (por ejemplo, la carne debajo de las verduras) y luego de varias horas la comida estaba lista. Este método de cocción es común en toda la Polinesia, desde el hangi de Nueva Zelanda, hasta el imu de Hawai.

Hasta hace un tiempo, la carretera dela isla dividía en dos partes este sitio arqueológico, pero gracias a las mejoras que ha implementado el Parque Nacional Rapa Nui, se ha trasladado detrás de la plaza. Entrando desde la nueva carretera a la derecha, antes de llegar a la plataforma principal, puede apreciarse un pequeño ahu incompleto con su moai a un lado. Por la posición en que la escultura se encuentra, ha quedado resguardado de las inclemencias del clima, así que presenta unos rasgos faciales bien definidos, y puede observase que no tiene talladas las cuencas de los ojos. Se cree que el moai fue trasladado desde la cantera hasta aquí pero nunca fue colocado en el ahu porque éste no se terminó nunca de construir.

Si se recorre la parte de atrás de la plataforma principal que mira hacia el mar, se verá un pequeño moai de aproximadamente 2 metros de alto, bastante erosionado y con un estilo de talla más bien tosco, por lo que se piensa que pertenece a una etapa escultórica muy temprana. Este pequeño moai se trasladó hasta aquí con la intención de embarcarlo y llevárselo de la isla a principios del siglo XX, lo que afortunadamente no se consiguió. ahu akahanga

Detrás de la plataforma hay también varios crematorios y una plataforma para canoas.

MAPA





Lugares cercanos

Menu
×
Simple Share Buttons