Dios Make Make

Petroglifo representando a Make Make en la aldea ceremonial de Orongo

Según la leyenda, Make-Make, después de haber creado la tierra se sintió solo y pensó que algo le faltaba. Tomó entre sus manos una calabaza con agua y descubrió su reflejo en ella, en ese momento un pájaro se posó en su hombro y Make-Make vio con asombro su reflejo fundido con el del pájaro, por lo que decidió unirlos dando origen a su hijo primogénito.

Pero Make-Make no estaba satisfecho y quiso crear a un ser igual a él, que pudiera pensar y hablar. Primero lo intentó fecundando unas piedras pero fue inútil. Luego fecundó el agua y el mar se llenó de peces. Finalmente fecundó la tierra de arcilla roja y de ella creó al hombre. Pero el hombre estaba solo así que lo hizo dormir y de su costilla creó a la mujer.




Fue Make-Make, junto con el dios Haua, quién llevó a los pájaros (manutaras)  a los islotes (motus) frente al volcán Rano Kau, para que de esta forma se diera inicio al culto del Tangata Manu u “hombre pájaro”.





Menu
×
Simple Share Buttons