Los soles de la isla de pascua-pelicula-isla-de-pascua

Fotograma de la película rodado en Ahu Tahai

En una de nuestras primeras entradas del blog hablábamos de la que pensábamos era la única película rodada en Isla de Pascua, Rapa Nui, dirigida por Kevin Reynolds en 1994. Sin embargo hace unos días descubrimos una película francesa titulada “Les Soleils de I’île de Pâques”, es decir, “Los soles de Isla de Pascua” rodada en 1972 , protagonizada por Marice Garrel, Françoise Brion, Alexandra Stewart, Norma Bengell, Jacques Charrier, Zozimo Bulbul y Marcello Romo y  dirigida por Pierre Kast.




El director

Pierre Kast  quien dirigió la cinemateca francesa durante algunos años y trabajó en la ordenación cinematográfica de Chile y Brasil, fue uno de los fundadores junto a André Bazin de la revista especializada “Cahiers du Cinéma” (Cuadernos de cine) y formó parte del movimiento “Nouvelle vague” (Nueva ola) que surgió cuando muchos de los críticos y escritores que colaboraban en dicha revista decidieron introducirse en la dirección cinematográfica a finales de los años cincuenta. Entre ellos cabe destacar a cineastas tan reconocidos como François Truffaut, Jean-Luc Godard, Jacques Rivette, Éric Rohmer o Claude Chabrol.

A diferencia de los directores citados, Pierre Kast, acusado por cierto público de intelectual y hermético, no gozo nunca de especial reconocimiento y la falta de audiencia se prolongó a través de casi toda su filmografía, aunque ésta no alcanzara más que 11 largometrajes en un periodo de 30 años.

La película

cartel-les soleils de lile de paques-Los soles de la isla de pascua-pelicula-isla-de-pascua

Cartel de la película “Les Soleils de L´Île de Pâques”

Seis personas de diferentes nacionalidades y desconocidas entre sí reciben mediante visiones un mensaje en código que los impulsa inevitablemente a viajar a la Isla de Pascua. Cuando despiertan de ese pequeño trance se dan cuenta de que en su mano izquierda les ha aparecido un lunar nacarado, a modo de estigma, que los señala como los elegidos.

Norma, astrónoma brasileña, Alexandra, hija de un terrateniente del norte de Chile, Helvio entomólogo chileno,  Irênio, sacerdote Macumba de Rio de Janeiro, Françoise, etnóloga francesa y Maurice, físico especialista en energía solar, son conducidos por este nuevo y repentino destino hacia  Valparaíso dónde se reúnen y se reconocen entre sí. Desde el puerto embarcan juntos con rumbo a la isla.

Una vez allí recorren casi todos los rincones de la isla tratando de entender el motivo de su visita y cuestionando el origen de las increíbles estatuas. Poco después se reúnen con una sombra que les comunica que cada 500 años se produce una conjunción cósmica que favorece el contacto entre los seres interestelares y los humanos. Los moais son una especie de baliza o marcador que convierten a la Isla de Pascua en el único lugar posible para ese contacto. Así que los elegidos tienen una oportunidad única como representantes de la humanidad.

En Ahu Tahai asisten a la manifestación cósmica de seis soles que aparecen sobre los moais y que representan a seres provenientes del espacio. Después de esa breve aparición se observan imágenes terribles de violencia, guerra, muerte y sufrimiento, como si los seres superiores advirtieran a través de los elegidos que la humanidad no estuviera aún preparada para dar un paso más en su evolución. Ese será el mensaje que los iniciados tendrán que transmitir.

Alain, el psiquiatra francés pareja de Alexandra, que los acompaña, retomará el testigo de la sombra que encontraron en la cueva y permanecerá en la isla para esperar y guiar a la siguiente generación de iniciados en el próximo contacto cósmico dentro de otros 500 años si los hombres aún no se han destruido entre ellos.

La película “Los Soles de la Isla de Pascua”  lejos de ser una película cautivadora, llama la atención por la languidez de su ritmo y  la narración con la voz en off  de Maurice Garrel. Los títulos de crédito iniciales sirven como puerta de entrada a la historia y Garrel que desempeña el papel de físico-mago, va desvelando algunos secretos mientras nos invita, literalmente, a escuchar el relato.

La película encadena las secuencias como un libro de imágenes con escenas de carácter documental y didáctico que van desde lo antropológico a lo esotérico con pinceladas sentimentales y de ciencia ficción.

A pesar de ser una película rara, lenta, de estética antigua, tiene algo que atrapa, tal vez por ese halo de misterio que envuelve el desarrollo inexplicable de los acontecimientos y esos pequeños guiños a lo fantástico. Se observa un tributo, tal vez no intencionado, al escritor Robert Charroux famoso en los 70, ya que en sus libros habla de extraterrestres que habrían vivido en la tierra en tiempos remotos. Una hipótesis que vuelve a estar de moda actualmente, tal como lo demuestran la serie de documentales de History Channel, “Alienígenas ancestrales”.

La Isla de Pascua en la película

Hacia el minuto 43 de la cinta, dos de los protagonistas se encuentran en el Palacio Vergara de Viña del Mar en una sala dedicada a la historia de Isla de Pascua. En la escena se pueden ver varios moais esculpidos en madera, reimiros colgados en la paredes, moais tangata manu, un primer plano de dos moais kava kava, así como grabados que muestran el volcán Rano Raraku y más moais kava kava.

Las primeras imágenes de la isla aparecen en el minuto 60 cuando el grupo de elegidos arriba en barca a las costas de Hanga Roa, concretamente al puerto de Hanga Piko. Le sigue una panorámica que parece tomada desde la cima del volcán Terevaka, el punto más alto de la isla.

los soles de isla de pascua-pelicula-isla-de-pascua

Moai tumbado en Ahu Tongariki

Lo más interesante de la película es que podemos observar en que estado se encontraban los yacimientos arqueológicos hace cuarenta años. Por ejemplo, podemos ver el Ahu Akahanga, que se hallaba en las mismas condiciones que actualmente. Por el contrario, en el minuto 62, se puede ver como los moais del Ahu Tongariki yacen aún desperdigados en el suelo y hasta el que parece ser el “moai viajero” frente a Rano Raraku sigue aún en posición horizontal.

En el minuto 64, se encuentra la nueva pareja formada por Irenio y Françoise en el mirador del Rano Kau, y poco después aparecen varios personajes recorriendo la aldea ceremonial de Orongo, que presenta un estado de abandono considerable, con los petroglifos rodeados de maleza y los techos de las casas de piedra derrumbados.

los-soles-de-isla-de-pascua-pelicula-isla-de-pascua

Los actores descansando sobre un moai de Rano Raraku

En cuanto a los moais del volcán Rano Raraku parece que no pasaran los años por ellos. Siguen impertérritos en la misma posición. Asombra la libertad con la que los protagonistas recorren los yacimientos, cómo tocan, pisotean y se apoyan en las estatuas. Por un lado, se echa de menos esa posibilidad de deambular sin control y hasta da un poco de envidia poder estar tan cerca de los moais, pero hay que reconocer y agradecer a las autoridades que hayan prohibido esas prácticas para evitar la degradación de los ahus.

En el minuto 70 hay una bonita escena con los seis persones cabalgando cerca de la ladera del Terevaka hasta llegar a las siete estatuas de Ahu Akivi. Después se internan en una cueva que parece ser Ana Te Pahu, por las características aberturas por dónde entra el sol en el interior.

El encuentro cósmico y la aparición de los cinco soles, se produce en la explanada de Ahu Tahai que se muestra tal como lo podemos ver hoy, excepto el moai de Ahu Ko Te Riku, que 40 años después ha recuperado sus ojos de coral.

La última escena se desarrolla en la Playa de Anakena dónde parece que Alexandra regresa para quedarse junto a Alain.

La película se puede encontrar en Youtube en la versión original en francés, con subtítulos en inglés.





Menu
×
Simple Share Buttons